LA HISTORIA SIN FINAL FELIZ

El hombre que fingía ser otro,  se llevó un trozo de su alma sin dejarle nada, solo el dolor por lo que pudo haber sido y no fue. Un eterno quiero y no puedo, un vacío por latido. Un poema jamás entregado. Su reflejo en el espejo de los  errores y un golpe de realidad en su rostro.

DSC_0094

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s